Nacionales
Maniobras fraudulentas

Irregularidades en los contratos petroleros: cómo se acomodaron los funcinarios involucrados ligados a Schlumberger

El país fue perjudicado en miles de millones de dólares por los sobreprecios y además los contratos establecieron que todos los servicios serían provistos Schlumberger.

El 6 de octubre del 2011, el Directorio de Petroecuador dio un giro inesperado. Cambió la conformación de los cuatro equipos gubernamentales que, desde mayo de ese año, trabajaban en el proyecto de Prestación de Servicios Integrados con Financiamiento para la producción de crudo en cuatro campos maduros de Petroecuador, con las compañías privadas Schlumberger, Halliburton, Sertetpec y Baker Huges.

Ese día, los grupos técnicos fueron disueltos por el directorio de Petroecuador, encabezado por Wilson Pastor, entonces ministro de Recursos Naturales no Renovables, y Jorge Glas, ministro Coordinador de Sectores Estratégicos, delegado del presidente Rafael Correa.

Los cuatro equipos que elaboraron el proyecto de prestación de servicios de petroleras privadas fueron extinguidos y reemplazados en 2011 por dos comisiones, encabezadas por funcionarios que luego fueron contratados por Schlumberger.


Esos equipos multidisciplinarios estaban compuestos por ingenieros, economistas y abogados de varias instituciones, incluidas el Ministerio de Recursos Naturales y Petroecuador. Contaban además con la asesoría externa de técnicos de empresas de alto prestigio de Noruega, Francia y Estados Unidos, que fueron contratadas para este propósito en una licitación.

Sorpresivamente, esos equipos fueron separados de las negociaciones que lideraban. Los remplazaron dos comisiones, la de tarifas y la legal, que en adelante dirigieron el proceso hasta la firma de los contratos, en enero de 2012.

Para las negociaciones con las petroleras, que arrancaron el 11 de mayo de 2011, se designó a Carlos Pareja Yannuzzelli como coordinador general. Él armó cuatro comisiones técnicas, que contaron con la asesoría técnica de las compañías consultoras internacionales IRIS, de Noruega; Franlab, de Francia, y Reservoir knowledge, de Estados Unidos.

Durante seis meses, esos equipos negociaron con las empresas el modelo económico y legal que se aplicaría en el contrato, que tuvo cinco borradores. El informe con las conclusiones del proyecto, que incluía el modelo final de los contratos, fue entregado el 30 de septiembre al Directorio.

Estaba firmado por ocho funcionarios encabezados por Pareja Yannuzzelli. El reporte de 19 páginas detalla las inversiones y las estimaciones de producción, la negociación legal, el modelo económico con la sustentación de la curva y sugerencias sobre formas de pago, modelos y ajuste de tarifas, la remuneración y rentabilidad de la contratista, que debía estar entre el 10 y 15 por ciento.

“El proceso de negociación técnica y legal y la elaboración del modelo económico ha sido una tarea ardua, que demandó largo tiempo por la delicadeza de los temas tratados. Los funcionarios y profesionales que participaron han demostrado alta capacidad técnica. El apoyo de asesores externos ha sido sumamente positivo”, concluye el informe, al establecer que solo resta para finalizar el proceso dar paso a la negociación económica y calcular la tarifa más conveniente a los intereses de Petroecuador.

Seis días después, el Directorio de Petroecuador cambió de rumbo. Indicó que el informe presentado por los equipos negociadores no era satisfactorio, por lo cual solicitó que hasta el día siguiente se entregue la información sobre la curva base, la curva base de la compañía, inversiones, costos y gastos de cada campo.

Además, decidió que el seguimiento directo de la negociación estaría a cargo del entonces ministro Wilson Pastor, modificando los cuatro grupos, que fueron reemplazados por dos comisiones, encabezadas por Patricio Machado y Andrés Donoso, funcionarios del Ministerio de Recursos Naturales no Renovables.

Luego de dejar el gobierno en 2014, Machado fue contratado por Schlumberger, donde trabaja hasta ahora en un cargo ejecutivo. Donoso luego negoció el contrato del campo Auca, a nombre de Schlumberger, a través del estudio Ferrere, donde también fue socio, según Villavicencio. Hoy es parte del bufete Robalino Law en el área de Energía y Recursos Naturales. Ahí es asesor de Schlumberger.

El país no solo fue perjudicado en miles de millones de dólares por las descomunales tarifas, sino porque los contratos también establecieron que todos los equipos y servicios debían ser proveídos a Petroecuador por Schlumberger.

Lectores: 18

Envianos tu comentario

Nombre:
Correo electrónico :
Comentario: