Nacionales
Crimen organizado

Inteligencia analiza el modus operandi de los financistas de bandas criminales

El caso de Leandro “El Patrón” Norero ilustra cómo mediante lavado de activos se distribuyeron fondos a bandas delictivas que crecieron exponencialmente.

Los grupos de Inteligencia gubernamentales siguen investigando las múltiples aristas del caso de Leandro “El Patrón” Norero. Entre ellas, resalta la figura de financista que utilizó para fortalecer el poder económico de las bandas criminales en el país.

Norero fue detenido el 25 de mayo en un operativo por lavado de activos. El ministro del Interior, Patricio Carrillo, explicó en junio pasado ante la Comisión de Fiscalización de la Asamblea que El Patrón es considerado una pieza clave en la consolidación de microbandas que luego se tornarían en violentas organizaciones delictivas.

Anteriormente, Leandro Norero fue uno de los hombres de confianza del ex líder de la banda criminal Los Choneros Jorge Luis Zambrano, quien fue asesinado en 2020. Tras la muerte de Rasquiña, su posición quedó en disputa entre los delincuentes conocidos como “Junior” y “Fito”, hoy cabecillas de Los Choneros.

Fue en ese entonces que Norero, valiéndose del vacío de poder dentro de la organización delictual, usó otra estrategia y empezó a financiar las actividades de las bandas rivales de Los Choneros, como los Chone Killers, Los Lobos, Tiguerones y Lagartos, según informes de Inteligencia.

De esta manera, El Patrón logró que Los Choneros comenzaron a perder su hegemonía en las cárceles y penitenciarias, dejando lugar a que bandas por entonces menores, como Los Lobos, crecieran significativamente, hasta llegar a reclutar a cerca de 10.000 miembros.

Lectores: 200

Envianos tu comentario