Economía y Empresas
En plena crisis económica

Noboa llega con la tijera bien afilada: el Presidente electo pidió recortar gastos de posesión

Daniel Noboa ocupará el cargo por el resto del mandato que le correspondería a Guillermo Lasso.

El presidente electo, Daniel Noboa, pidió bajar a menos de la mitad los gastos previstos para la posesión de mando en medio de una grave crisis económica y de liquidez que pone en duda el pago de los sueldos de los funcionarios públicos y de otras obligaciones hasta fin de año.

En su cuenta de X, antes Twitter, Noboa afirmó que ha dispuesto al equipo de transición gubernamental “buscar eficiencia y responsabilidad” con el dinero público y que “se gaste menos del 50 por ciento de la cantidad presupuestada para el cambio de mando”. El monto previsto para esa ceremonia por el gobierno saliente se estima en poco más de 600.000 dólares.

Noboa ganó el balotaje del 20 de agosto en las elecciones anticipadas derivadas de la decisión del actual mandatario Guillermo Lasso de disolver la Asamblea y acortar su propio período de gestión en medio de un juicio político encaminado a su destitución y de una pugna de poderes con el Parlamento que bloqueaba la mayor parte de las iniciativas del Ejecutivo.

El nuevo presidente ecuatoriano será posesionado probablemente el 23 de noviembre para completar el mandato de Lasso, que termina en mayo del 2025, fecha en que también terminan su gestión los nuevos legisladores que en conjunto tendrán que tomar las riendas de un país sumido en un profunda crisis económica.

De acuerdo con cifras del Ministerio de Economía, hasta septiembre el déficit entre ingresos del Estado y egresos se ubicó 2.342 millones de dólares. Ecuador utiliza el dólar de Estados Unidos como moneda de curso oficial desde el año 2000 luego de una grave crisis económica que puso al país al borde de una hiperinflación.

El analista y director del Observatorio de la Política Fiscal, Jaime Carrera, señaló que Ecuador cerrará este año con unos 5.000 millones de dólares de déficit y que al país no le alcanza el dinero para pagar los sueldos públicos en noviembre y diciembre. "Lo que queda es acumular atrasos con organismos del Estado, proveedores y con el resto de obligaciones estatales”, afirmó.

“Los espacios de maniobra son en extremo reducidos”, destacó en declaraciones a The Associated Press y anticipó que ante ello “la sociedad tendrá que ajustar sus cuentas a los ingresos que existen, entonces la labor del próximo gobierno será decirle al país cómo recibe las cuentas públicas y encontrar un consenso para la escasez”.

Añadió que uno de los problemas de los ecuatorianos es que “le piden todo al Estado, pero nadie quiere pagar un centavo de impuestos” por tanto es imperativo un acuerdo nacional.

Según cifras del Ministerio de Economía, al inicio de noviembre el saldo fiscal era menor a 300 millones de dólares, unos 1.000 millones por debajo de la cantidad requerida para pagar el salario de alrededor 480.000 empleados públicos.

Aparte de los salarios Ecuador además debe pagar hasta fin de año deudas a la seguridad social, a municipios, servicios de la deuda externa, entre los más importantes, que suman cerca de 3.000 millones.

Lectores: 433

Envianos tu comentario